jueves, 17 de noviembre de 2016

Reflexión 2016

Antes y después... ¿y después qué?

Finalizar una etapa, en cualquier aspecto, siempre es una buena razón para reflexionar, para pensar que pasó en el transcurso del camino recorrido. Por otro lado creo que es bueno acostumbrarnos a hacerlo si vamos a ser docentes, ya que en la reflexión de hoy podemos basar nuestro trabajo de mañana y además como docentes de matemática en particular, es sabido el valor que le damos, más que a los resultados, a los procesos que nos llevaron a él.
Esta materia en particular (Computación, del 4° año del profesorado de matemática del ISFD N° 41) nos ha cambiado, en mayor o en menor medida, a todos.

Empezamos diseñando nuestro propio PLE (Personal Learning environment)... ¿Qué es eso? Fue lo primero que nos preguntamos. Nos enteramos de qué era y no solo eso, sino de que cada uno de nosotros tenía uno. Eso no era todo porque lo teníamos que publicar en nuestro propio Blog, el cual tuvimos que crear y mantener actualizado con entradas regulares.
Si quieren ver cómo hacer un buen PLE, aún en abril, cuando no teníamos el manejo de herramientas para ello, visiten el Blog de Priscila Soria, que logra combinar la claridad visual y un perfil artístico. Además también nos podemos informar en la publicación sobre qué es un PLE. Más adelante volveré sobre el PLE que publica Priscila.

Luego continuamos con el análisis de un sitio web asignado por la docente de la cátedra Alejandra García Redín  en el cual debían señalarse los aspectos de contenidos, posibilidad de interactuar con otros docentes, acceder a recursos, capacitaciones, etc.  Nadia Jurewiez nos presenta en su publicación un sitio que vale la pena conocer: La red educativa Tiching. Un análisis muy completo de un sitio que van a disfrutar si consideran que es de gran importancia para la actividad docente el intercambio de experiencias áulicas.
Además debíamos también sumarnos a redes sociales o comunidades educativas... Nos sumergíamos, de a poco, en la web, en las nuevas tecnologías, en el mundo virtual.

Pasaríamos posteriormente a vincular las nuevas tecnologías con el aprendizaje. Cómo se modifican los procesos de enseñanza aprendizaje con la conectividad que disponemos hoy en día. En este sentido es ineludible el trabajo de Jordi Adell, que podemos apreciar a través de la publicación de Darío Romero en su blog. Cabe destacar el paralelo que encuentro entre las principales ideas al respecto de este tema (resumidas en la infografía de Silvina Carraud que se ve debajo) y lo que muchas veces buscamos los docentes de matemática que suceda en el aula. Me refiero al nivel y  la calidad de la interacción que queremos generar, por ejemplo, al hacer puestas en común luego de haber visto un contenido determinado, es decir, la búsqueda de un proceso que genere conocimiento de manera  grupal, en colaboración y con respeto por la idea del otro en el debate así como darle mayor valor a los procesos en sí mismos, más allá que serán estos lo que originarán luego los resultados. También este ejercicio de trabajo grupal y resolución de situaciones problemáticas aumenta la autoconfianza y la autodirección en el aprendizaje. En fin, son muchas las coincidencias que nos favorecen a la hora de vincular el aprendizaje con las nuevas tecnologías y esta oportunidad los futuros docentes de matemática no podemos dejarla pasar, por lo cual nuestra capacitación se hace hoy aún más importante de lo que siempre fue.

 Infografía.
Fuente: Silvina Carraud

Continuando en nuestro avance hacia el entendimiento del mundo virtual, incurrimos ahora en la historia de la web, para comprender así mejor su presente. Nos enfrentamos a conceptos que a la vez que son nuevos, ya no son actuales, porque si bien está claro que lo que le da historicidad a las cosas es el cambio, la web es el lugar del cambio por excelencia. 
Web 2.0, web 3.0, inteligencia colectiva, artificial, son algunos de los conceptos que de manera concisa y clara podemos leer en la publicación de Sebastián Paz, presentados además con una nueva herramienta que agregaríamos a nuestra mochila de conocimientos tecnológicos: Tagul, un 'cloud generator' o generador de nube de pensamientos muy práctico a la hora de expresar los conceptos principales de alguna cuestión, de una manera que resulte visualmente atractivo y a la vez con simples palabras que funcionan como disparadores de temas más profundos. 
En particular, como le comenté a Sebastián en su Blog, me resulta particularmente llamativo que la velocidad de los cambios sea tan grande en la red de redes, que ya podamos estar hablando de tres etapas en su historia y a la vez siento por venir un desafío grande en cuanto a la preparación que los cambios tan acelerados y profundos puedan exigir. Será cuestión de prepararnos para estar siempre a la altura de las circunstancias y por qué no ser también motivadores de los cambios, que mejoren la educación, desde nuestros pequeños pero esforzados aportes.

Seguía avanzando el año y nosotros obviamente (aunque con mucho esfuerzo) manteníamos el ritmo.
Analizábamos también cómo se componen los artefactos con los que nos sumergimos a navegar en lo virtual, es decir, el hardware, el software, cómo se entrelazan estos, los datos y los sistemas informáticos y la sociedad de la información que componemos hoy en día. En primer lugar estudiaríamos textos al respecto generando mapas conceptuales con una nueva herramienta (al menos para muchos de nosotros) con el nombre de CMap Tool , muy conveniente para acondicionar a los propios hábitos de estudio. También podríamos de manera muy práctica aglutinar las investigaciones de todo el curso en un solo mural colaborativo con la herramienta Padlet, como podemos observar en el Boquense Blog de Camila Nache, en la publicación sobre alfabetización informática.

Ejemplo de un mapa conceptual creado con CMap Tool.
Fuente: Homepage de CMap Tool

Ya en la segunda mitad de la cursada nos avocaríamos más de lleno a la investigación de herramientas digitales que nos permitieran canalizar y o provocar aprendizajes matemáticos ya sea para nosotros en relación a los estudiantes, a los contenidos o para con otros docentes.
Así es que nos encontramos en la publicación de Marcela Arretino una interesantísima posibilidad de interactuar con otros docentes, estudiantes o incluso con los padres de los estudiantes en la herramienta en línea Khan Academy ya que es posible ingresar como usuarios de la plataforma en estas tres categorías mencionadas. Cabe mencionar que si ingresamos como docentes, tenemos la posibilidad de crear foros en donde podemos compartir experiencias con otros docentes y así podemos aprender de la experiencia de docentes de cualquier parte del mundo.

Siguiendo con las herramientas digitales llegamos a Sketchup que requiere un paso obligado por el trabajo de Alan Terluc, junto a Tomás Dalponte y Deborah Montenegro. Esto se debe en parte a la riqueza del programa pero en gran medida a lo detallado y rico del análisis llevado adelante por Alan, Tomás y Deborah, que nos ayuda y nos ahorra tiempo ya que leyendo un buen análisis podemos decidir acertadamente si el programa se adapta o no a nuestras necesidades. Programas como Sketchup tienen la ventaja del atractivo visual que generan las construcciones tridimensionales cuando se trata de pensar en como motivar a los estudiantes con temas matemáticos.

Posteriormente a estos análisis vendría en la cursada una de las dos partes más ricas desde mi punto de vista. Se trataba de una instancia de producción de tutoriales referidos a temas matemáticos a nuestra libre elección, utilizando la herramienta Screencast-o-Matic que nos permite filmar todo lo que sucede en la pantalla de nuestra PC. Creo que la instancia del tutorial combina varias cuestiones positivas, como lo son la dinámica que puede lograr un vídeo, ampliar los canales de comunicación por parte del docente, la autonomía ya que el estudiante puede ver el vídeo cuantas veces quiera, en donde quiera, cuando él disponga, pausarlo, etc 
La variedad de temas en los que se pueden generar tutoriales es casi tan vasta como la matemática misma y como docentes los podemos generar de acuerdo a las necesidades que percibamos de cada grupo del cual nos toque estar al frente. En particular recomiendo el video generado por Tomás Dalponte, en donde nos explica algo tan útil como trabajar con funciones en forma paramétrica con la herramienta Geogebra, tanto en 2 como en 3 dimensiones. No se van a arrepentir, después de verlo van a sentir que las funciones paramétricas son más fáciles de lo que parecen.

A modo de ejemplo vemos una Hélice Paramétrica en la siguiente imagen:
Fuente: Wikipedia

La segunda de las dos partes mas ricas de la cursada desde mi punto de vista es la que llegó al final y es lo relacionado con el ABP o aprendizaje basado en proyectos, que constituyó el 2° parcial de la materia, pero que por suerte lo pudimos abordar más allá de la búsqueda de la calificación aprobatoria. En primer lugar volvimos a aprovecharnos de la practicidad de la herramienta Padlet, esta vez para generar un muro colaborativo con los proyectos que recogimos los compañeros de la cursada. Para ver esto recomiendo el Blog de Mónica López en donde además aparece un interesante artículo de la Universidad Politécnica de Madrid para adentrarnos en el concepto del ABP.
Seguidamente y como actividad para el 2° parcial, tomamos alguno de esos proyectos del muro, lo analizamos y lo rediseñamos, socializándolo con nuestros compañeros en primera instancia en una presentación con diapositivas y luego ya más en detalle compartiendo un documento en Drive con la docente Alejandra García Redín. Este fue un trabajo que si bien nos costó mucho esfuerzo, nos desafió a entender una forma transversal de abordar los conocimientos junto a los estudiantes, de manera interdisciplinaria y para nada tradicional. Considero que por parte de mis compañeros hubo trabajos excelentes y de mucha creatividad. Uno de ellos es el que llevó a cabo Deborah Montenegro (junto con Alan Terluc y Tomás Dalponte) en donde toman el proyecto base de un restaurante matemático y lo rediseñan transformándolo en un proyecto interdisciplinario, con el particular agregado de vincular el trabajo matemático con Biología y Salud y Adolescencia. Este creo que es una muestra de cómo se puede utilizar un proyecto matemático para concientizar sobre un aspecto tan importante como la alimentación, sobre todo en una edad como la adolescencia en donde chicos y chicas son constantemente atacados por los medios masivos de comunicación proponiéndoles estereotipos  netamente estéticos. Que los docentes formemos parte de una voz en contra de eso me parece muy importante así que celebro la creatividad de mis compañeros.

Por último y para finalizar el recorrido de todo el año, como todo ciclo que avanza parece volver al punto de inicio pero en realidad lo hace con un salto de calidad que se adquirió en el camino (¡cómo la hélice paramétrica vista anteriormente!). Un claro ejemplo de esto lo tenemos si observamos la última actividad consistente en volver a realizar nuestro PLE (entorno personal de aprendizaje). En mi caso me sucedió que lo hice sin mirar el realizado a principios del año y me di cuenta que el actual tiene muchos mas conceptos o instancias de aprendizaje. Esto mismo he visto en algunos de los PLE's de mis compañeros y resalto en particular el citado a comienzos de esta entrada, en el Blog de Priscila Soria podemos ver que ambos PLE (el de abril y el actual) son muy buenos en mi opinión, pero en el último es notoria la inclusión de herramientas digitales y cómo eso cambia no sola la forma de la presentación sino el contenido.   

Como reflexión final voy a hacer referencia al título de esta entrada. Es que es evidente, al menos a mí me parece que hay un antes y un después muy notorio en cómo me vinculo con lo virtual y como veo la tecnología tras haber recorrido un año de cursada. No solo creo que agregué herramientas que antes no utilizaba sino que cambié la forma en que miro algunas cosas. Es decir, si aprendo de mi experiencia y ella me dice que hoy uso herramientas y conceptos que antes o no sabía que existían o peor aún, conocía su existencia pero no creía que tuvieran utilidad para mí. Por inducción, es lógico que hoy tenga una actitud distinta ante elementos que a priori piense que no tienen utilidad y eso tiene que ver con la segunda parte del título, con el ¿y después qué?
Porque creo que en gran parte ser docente tiene que ver con eso, tan simple pero a la vez tan difícil, con permitirnos aprender de la experiencia y mantenernos flexibles (en ciertas cosas) para que las ventajas de ciertos conocimientos puedan formar parte de nosotros cuando ya no hay notas que alcanzar, ni materias por aprobar, sino cuando se trata de mejorar nuestra práctica docente.










1 comentario:

  1. Clap, clap, clap! aplausos Germán. Al leerte pienso, tarea cumplida. Un placer haberte acompañado en este recorrido. Ojalá me entere del después!

    ResponderEliminar